Correr está bien, pero tampoco es la panacea. Y hay muchas otras cosas interesantes que hacer.

sábado, 15 de diciembre de 2012

Garantía Garmin

Lo prometido es deuda.
Hace unas semanas hablé de que se me había roto la correa de mi Garmin FR110 (después de un año y medio de uso) y de lo bien que se corría sin estar pendiente del cuentakilómetros y demás. Allí mismo dije que me había puesto en contacto con el fabricante para intentar solventar el tema y que ya contaría como acababa el asunto.

Pues bien. Lo cuento:

A los dos días de hablar por teléfono con la delegación en España, que figura en el apartado soporte de la página de Garmin, recibí un correo electrónico con instrucciones concretas. Debía enviarles por email la factura escaneada y el número de la unidad (que figuraba en la propia factura). Dos días después de enviarles esa información  recibí otro correo en el que se me indicaba el número de referencia  RMA  que debía anotar en el paquete en el que debía enviarles el reloj a la dirección que me indicaban. De lo único que me tuve que preocupar fue de empaquetarlo, ya que los gastos de envío corrían por su cuenta.

Entregué el paquete un jueves en la empresa de mensajería que me indicaron. El lunes siguiente, mientras veía el telediario de la tarde, llamaron al timbre: Un paquete algo más voluminoso y pesado que el que yo había enviado:

  
Y es que me habían enviado un reloj nuevo con todos sus accesorios, banda pulsómetro, cargador, cables, etc.

Ojala todas las empresas tuvieran un servicio postventa así.

1 comentario:

  1. Mi experiencia es muy similar, con un 305, con año y medio de antigüedad.
    Por esta y otras razones, sigo comprando Garmin.

    ResponderEliminar