lunes, 21 de febrero de 2011

7:45

Este domingo, en vez de mi  recorrido habitual  de media mañana por el meandro de Ranillas, me había propuesto madrugar y presentarme a las 7:45 junto a la pasarela del voluntariado para unirme al grupo 7:45. Este es un grupo de corredor@s que desde hace unos años tiene la sana costumbre de salir a entrenar sábados, domingos y fiestas de guardar a esa hora y desde ese mismo lugar. Así que he salido de casa a las 7:30 y me he acercado trotando al lugar de encuentro. El termómetro marcaba 4º y corría un cierzo ligero, pero el cielo totalmente despejado auguraba una mañana agradable. A las 7:42 he pasado por el sitio señalado. No había nadie. Sin inmutarme he seguido hacia el parque contiguo para hacer tiempo. Allí me he cruzado con un corredor bastante abrigado con el que he intercambiado un saludo. A los pocos metros he dado la vuelta, y he regresado al punto de reunión a la hora exacta. En 3 minutos se habían congregado una docena y pico de corredores a los que me he presentado. Me han acogido estupendamente, como hará unos seis meses, cuando hice mi primera y única salida con este grupo. Alguno incluso se acordaba de mi. Entre ellos había esta vez solo una chica, muy maja por cierto. Solo con el par de besos que me ha encajado a modo de salutación ya he amortizado con creces la inversión realizada con el madrugón. A partir de ahí ya todo beneficios.
¿Que más se puede pedir?


Tras dos o tres minutos de cortesía, durante los cuales me he enterado de los distintos itinerarios previstos, hemos iniciado el trote hacia los galachos de Juslibol. Yo me he acoplado a la vuelta "corta" (14 km ha marcado al final mi nokia). Otros grupetos se han marchado por delante con intención de hacer las vueltas media y larga. No tengo ni idea de los km que habrán hecho. Ya me enteraré algún día.

Cuando llevábamos 4 o 5 km un par de compañeros se han dado la vuelta porque tenían molestias y  me he quedado con Antonio y Pedro, un par de colegas con los que me he sentido la mar de a gusto. Por el camino, entre otros temas, hemos hablado sobre la carrera del Ebro, que se celebra el 4 de Abril, en parte por el mismo terreno que pisábamos y me han aclarado bastante mis dudas. Además me han llevado hasta una subida de 1 km con un 10% aprox. de desnivel. Me han dicho que era peor que las que me encontraría en la susodicha carrera del Ebro. He subido bastante bien así que, decidido. Me apuntaré.

A parte de todo las vistas desde los riscos de Juslibol son impresionantes como podréis ver:


Pedro y Antonio, del grupo 7:45 en los riscos de Juslibol. Al fondo la llanura del Ebro



Antonio y yo en actitud victoriosa.


En resumen, una salida supergratificante y mucho mas entretenida de lo habitual gracias a estos simpáticos chavales y chavalas del grupo 7:45. Intentaré ir con ellos siempre que pueda. Al final,  aún pude tomarme un café rápido en el sitio que acostumbran al acabar sus sesiones. Eran las 9:45. Justo cuando recibí una llamada de casa recordandome que hacía media hora que  estaban esperando los churros que les había prometido. Así que me fui corriendo (el atuendo acompañaba, la verdad) hasta la churrería y me hice con docena y media de churros recién hechos. El churrero aún me puso tres o cuatro de propina para acabar la bandeja. Mientras corría a casa me acordé de una aécdota que contaba el Sr Ornitorrinco sobre un tío que le adelantó en una maratón mientras se comía un chocolate con churros. Yo intenté comerme uno y casi me atraganto, aunque ya en casa, con el chocolate caliente, el desayuno en familia fue todo un lujo.
Para colofón mi mujer preparó ese día una de sus espectaculares paellas.
¿Que mas se puede pedir?

8 comentarios:

  1. Pues te salió un domingo redondo. Yo, la verdad, es que he coincidido varias veces con la gente del 7:45, pero más en carreras, algún evento especial y demás, que algo muy específico tengo que hacer para salir de la cama a esas horas.
    Me alegro que te hayas animado por fin a la del Ebro.

    ResponderEliminar
  2. Ramón, soy Antonio: un placer también para nosotros :-)

    El resto del grupo realizó ayer domingo entre 22 y 25 km. de rodaje.

    Ya sabes dónde encontrarnos, hora y lugar.

    Saludos atléticos.

    ResponderEliminar
  3. Ramón corres el riesgo de engancharte al 7:45 y a su tercer tiempo y que luego los churros que esperan en tu casa se queden fríos o tarden en llegar.

    Ánimo Chema, esa frase la hemos repetido mucho, la de no levantarse temprano para correr, pero con el tiempo tiene poca fuerza.

    Hasta el fin semana.

    ResponderEliminar
  4. Hola Ramon. El que me adelanto en el Maraton del Mediterraneo iba comiendo churros en el cucurucho, yo no vi chocolate. Quiero dejarlo claro porque si no al final se contara que iba comiendo churros con chocolate y leyendo el Heraldo y paseando al caniche... Luego recupere mi moral y mis fuerzas y le devolvi la pasada. Buena hora esa de las 7:45. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Hola Ramón, saludos de Jimena, hija de un miembro del Grupo 7:45 que espera conocerte pronto.
    Buen estreno si Antonio y Juan Carlos te hicieron subir la cuesta de la cadena..

    Hasta pronto.
    (Estás invitado a mi blog: www.elblogdejimena.blogspot.com)

    ResponderEliminar
  6. Aclaración. Sí Antonio y Pedro (no Juan Carlos, mi hermano), la cuesta de la cadena es de unos 400 metros, no más, cuando conozcas a Santiago (el presi) te dirá hasta los cms. que tiene la cuesta,inclinación, mejor tiempo..., etc., etc.

    ResponderEliminar
  7. Bueno. Ya me he inscrito en la carrera del Ebro. Aunque el primer fin de semana que estaré en Zaragoza será el del 12 de marzo. Espero estar en el sitio señalado a las 7:45.
    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  8. Mucho ánimo Ramon, tengo un buen recuerdo de la carrera del Ebro de hace dos años.....es diferente..........
    Saludos desde el barranqué!

    ResponderEliminar